sábado, 31 de marzo de 2012

Dioses Falsos

 
Después de la crisis económica mundial a mediados del 2008 hubo una cadena de suicidios de grandes ejecutivos. Alexis de Tocqueville escribió “una extraña melancolía que ronda a sus habitantes… en medio de la abundancia”. Los estadounidenses creían que con la prosperidad se podría alcanzar la felicidad, pero eso fue una ilusión. El desespero por perder algo que “es lo más grande de la vida” te destroza el espíritu. Esto según de Tocqueville es causada por el hecho de tomar algún gozo incompleto de este mundo, y edificar toda nuestra vida sobre él. Así se define la idolatría.

En la Biblia se habla de culturas existentes en el mundo que adoraban deidades, y le rendían culto. La sociedad actual no es distinta a las antiguas en cuestión de ritos. Mujeres jóvenes son llevadas a la depresión, y a los desordenes de alimentación por su imagen; otros descuidan a la familia por alcanzar riquezas. Con los años el dinero no es suficiente, por eso luego se hayan en soledad, y esto los lleva a medidas erróneas para llenar ese vacío, que lleva a la destrucción de la familia.

En la cultura de la avaricia, San Pablo estaba advirtiendo que el dinero puede adquirir atributos divinos. La avaricia tuvo su mayor auge para el 2008 y 2009 con la crisis de economía. El dinero puede ser una adicción espiritual, por su causa queremos tener más y más cosas para tener satisfacciones, pero éstos son cada vez menores, y podemos llegar a un colapso. Cuando caemos en la realidad, no entendemos como sucedió. La Biblia dice que el corazón humano es una fábrica de ídolos, convierte las cosas buenas en el centro de nuestras vidas. En la actualidad la gente está tomando conciencia de lo que en realidad el dinero puede hacer. Éste se puede convertir en un Dios que puede afectar nuestras vidas, nuestros cuerpos o nuestra reputación, llevándolos a convertirse en dioses falsos.

Un dios falso es tan importante en nuestra vida que podríamos morir si lo llegáramos a perder. Por él gastaríamos nuestra vida entera. Un dios falso puede ser la familia, hijos, profesión, relación romántica, dinero, etc. La idolatría es cuando queremos tener o alcanzar algo, y nos decimos a nosotros mismos que somos alguien por causa de eso. La mejor palabra es adoración. Los paganos han utilizado ídolos para el dinero, sexo, etc. Muchos buscan en estas cosas la esperanza, el sentido, la realización que sólo Dios puede dar, y promete muchas cosas si lo ponemos en primer lugar en nuestra vida.

Dios debería ser nuestro esposo, más sin embargo el romance y el éxito se convierten en falsos amantes que nos prometen todo. Buscamos que nuestros ídolos nos amen. Nos controlan porque necesitamos tenerlos. Con la crisis económica mundial muchos de nuestros ídolos se han ido derrumbando. Esto pasa cuando hemos puesto todas nuestras esperanzas, y no nos da lo que nos prometió. Para salir del desespero tenemos que discernir los ídolos de nuestro corazón, y de nuestra vida, pero eso no es lo único, tenemos que regresar al Dios verdadero, Él nos puede satisfacer realmente, y nos perdonará si fallamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
@@